Convocatoria por la Paz

Publicada en Publicada en Declaraciones

ES IMPERIOSO FRENAR LA AUTODESTRUCCIÓN DE LA HUMANIDAD.
¡Hagámoslo ahora, que aún es tiempo…o no será!

Es conocido por el mundo entero que los gobiernos de los EE.UU e Israel han planteado al de la República del Irán, frenar su producción de energía nuclear.
De no hacerlo, amenazan al estado islámico, de golpear “con todo el poderío bélico que disponen”.-

Todas/os conocemos la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que resolvió sancionar a Irán, si para el 7 de septiembre próximo no detiene sus investigaciones y producción de uranio enriquecido.-(producción con fines pacíficos, según el gobierno islámico).

No es necesario ser experta/o en política internacional para darse cuenta de la gravedad de la situación. Situación- que de no detenerla- se transformará en el inicio de un camino sin retorno hacia una conflagración nuclear, que haría estallar por los aires al planeta. Basta recordar Hiroshima y Nagasaki.-

¡Nadie quedaría exento de semejante tragedia!
¡No quedará quien se “solidarice con las víctimas”, porque todos integraremos esa condición, de una u otra manera!
¡Los pueblos y gobiernos del mundo- más allá de diferencias- debemos marchar unidos para impedir que “desaparezca la vida en nuestra casa común”!

Es necesario que los pobres del mundo (países, clases, sectores), sumado a los pueblos de desarrollo medio, operemos mancomunadamente para exigir que en las Naciones Unidas, todos cumplamos por igual sus resoluciones. ¡Basta de permitir que las grandes potencias (nucleares) no se sientan obligadas por ellas! Resoluciones que sí, nos imponen a los más débiles. (Ejemplo el llamado al Reino Unido para que se siente en una misma mesa con nuestro país a discutir la soberanía sobre las Islas Malvinas; o la exigencia a los EE.UU a fin de que cese su bloqueo de la República Socialista de Cuba.).

La “Ley de la mayor ganancia”; ley que rige la conducta de las grandes corporaciones económicas internacionales y al modelo de acumulación de riqueza, hegemónico en el mundo de hoy; no puede ser llevado al punto de negarse a si mismo mediante la autodestrucción de la especie humana. ¡Autodestrucción, como consecuencia de una guerra nuclear de carácter internacional!

El freno a una Guerra Nuclear, será consecuencia de la férrea unidad de todos aquellos pueblos y gobiernos, amantes del planeta tierra, y de una vida en él, de diversidad y la paz.
¡Estamos casi convencidas/os que la paz no surgirá de la “racionalidad y el sentimiento”, de aquellos que ataron sus ganancias a la existencia de guerras!

La paz no se implora, ni se alcanza con solo pregonarla. La paz se construye luchando por ella, en una lucha unida de los pueblos del mundo.

Convocamos a las organizaciones sociales, partidos políticos, militantes, ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, de de todo el continente y el mundo a ser parte de esta convocatoria, firmando la presente declaración.

Buenos Aires 16 de Agosto de 2010

María Inés Brassesco DNI 5.077.546 Presidenta de la Unión de Mujeres de la Argentina y Vicepresidenta de la FDIM